15 consejos de una azafata para sobrevivir a vuelos largos

Avión para vuelos largos Boeing 777 de Emirates

En esta entrada te traigo algunos consejos para vuelos largos que te pueden ayudar a hacer la experiencia algo más llevadera.

Cuando estás trabajando a bordo del avión el tiempo se pasa volando, nunca mejor dicho. Sin embargo, como pasajero/a los vuelos largos pueden hacerse superaburridos. Hay que esperar mucho tiempo en el aeropuerto, los asientos de los aviones no son los más espaciosos del mundo que digamos, toca sufrir la sequedad del aire en el avión durante el vuelo, no sabes lo que te van a dar de comer y si te va a gustar, y tampoco sabes si el programa de entretenimiento a bordo es bueno en caso de que no puedas dormir o si te vas a aburrir como una ostra.

Si viajas mucho en avión quizá lo que te voy a contar no te diga nada nuevo. Sin embargo, a diario me encuentro con pasajeros que una vez a bordo están más perdidos que un pulpo en un garaje, así que creo que algunas personas pueden beneficiarse de los siguientes consejos para vuelos largos:

1. Reserva un vuelo directo a ser posible

A veces los vuelos con escalas son más baratos y merece la pena reservarlos, aunque yo prefiero los vuelos directos para perder menos tiempo y que no se me haga tan eterno el viaje. Si tengo que hacerlo con escala, miro que sea o bien una escala corta que se haga llevadera en el aeropuerto, o una larga en la que te de tiempo a salir y visitar algo (esto dependerá también del lugar que sea y de cómo esté comunicado el aeropuerto con la ciudad).

Eso sí, si tienes pensado salir del aeropuerto en el país en el que hagas la escala, asegúrate de que cuentas con el visado correspondiente en caso de ser necesario.

También te recomiendo mirar bien los horarios de los vuelos al reservar y pensar en cómo van a afectar a tu viaje o al posible jet lag. Esto puede parecer muy lógico, pero he visto a demasiada gente que compra un vuelo mirando solamente el precio y no ponen atención a detalles como que van a tardar más de 30 horas en llegar a su destino…

2. Reserva el asiento más adecuado para ti

Si tienes la intención de dormir durante el vuelo sin que nadie te moleste, te recomiendo reservar un asiento de ventana. Así podrás apoyarte contra la pared para más comodidad y evitarás que la gente que esté pasando por el pasillo o que quiera levantarse para ir al baño te ande despertando.

Si por el contrario eres de los que no pueden estar quietos y prefieres poder levantarte sin inconvenientes cuando te dé la gana, lo mejor es reservar un asiento de pasillo.

Asientos con mayor espacio:

Hay ciertos asientos en los aviones en los que dispones de un mayor espacio para las piernas, como son las salidas de emergencia o los asientos que están detrás de una pared. Eso sí, al elegir uno de estos asientos hay que ser conscientes de que hay que cumplir una serie de normas para ello.

En las salidas de emergencia solamente se permite sentarse a personas a partir de una cierta edad (consulta en la página de tu aerolínea), que deben tener movilidad absoluta y estar dispuestos a ayudar a la tripulación en caso de emergencia. También tendrás que tener en cuenta que durante las fases de despegue y aterrizaje deberás guardar todas tus pertenencias en los compartimentos superiores.

Los asientos que están detrás de una pared también disponen de un mayor espacio para las piernas. Sin embargo, ten en cuenta que estos asientos suelen asignarse a menudo a las personas que viajan con bebés, ya que es donde se pueden colocar las cunas en caso de que la aerolínea disponga de este servicio. Por lo tanto, si deseas tranquilidad durante el vuelo quizá no sea la mejor opción.

Te recomiendo consultar la página https://www.seatguru.com/ para elegir un buen asiento para tu vuelo. Esta web te permite visualizar el mapa de asientos del avión en el que volarás y te da información sobre cuáles son los más cómodos.

3. Investiga las opciones de upgrade

También es recomendable comprobar los precios de upgrade a otras clases como Premium Economy o Business. En ocasiones, las compañías lanzan ofertas en el último momento y podría merecer la pena. También suele ser posible hacer upgrade con millas, si estáis inscritos en el programa de fidelización de la aerolínea.

Una vez a bordo del avión también se puede realizar el upgrade, pero suele ser más caro y está sujeto a que haya disponibilidad de asientos.

Asiento en clase Business

4. Viaja con equipaje ligero

Deja todo lo que no necesites y no sean objetos importantes en el equipaje facturado y lleva lo menos posible en tu maleta o mochila de cabina. Piensa si puedes comprar algunas cosas como artículos de aseo en el lugar de destino para ahorrar espacio.

Asegúrate de comprobar las medidas y el peso máximo que debe tener tu equipaje de mano en la web de la aerolínea, ya que esto varía dependiendo de la compañía. En cualquier caso, siempre debes ser capaz de colocarlo tú mismo en el compartimento superior.

Te recomiendo llevar un bolso o mochila pequeño que puedas colocar bajo el asiento delantero con las cosas que vayas a necesitar durante el vuelo.

Si guardas algo en el bolsillo de los asientos, asegúrate de revisarlo bien antes de desembarcar. Es mucho más frecuente de lo que puedas pensar que la gente olvide teléfonos móviles, monederos o tablets que han dejado en los bolsillos.

5. Llega al aeropuerto con suficiente antelación

Para vuelos largos se suele recomendar estar en el aeropuerto 3 horas antes de la salida de los mismos.

Normalmente el embarque comienza más o menos una hora antes de la salida del vuelo. A esto hay que sumarle el tiempo que se tarda en facturar el equipaje, pasar el control de seguridad, el control de pasaportes… así que es mejor no correr riesgos.

Para pasar el control de seguridad más rápidamente, te recomiendo que lo tengas todo bien preparado. Saca todos los objetos que lleves en los bolsillos y colócalos dentro de tu equipaje de mano. Quítate la chaqueta y el cinturón. Si llevas líquidos en tu equipaje, sácalos y tenlos preparados. Lo mismo si llevas un ordenador portátil: sácalo de la funda porque tiene que pasar separado del equipaje.

En cuanto a los líquidos, asegúrate de que cada recipiente no tenga más de 100 ml. Todos los líquidos deben ir juntos en una bolsa transparente con sistema de cierre y que no supere 1 litro de capacidad. Solamente se puede llevar una bolsa por persona y esta debe poder cerrarse completamente. Yo uso las típicas bolsas resellables de los congelados y así me aseguro de tener siempre alguna por casa.

Aeropuerto internacional de Singapur

6. Ponte ropa cómoda para vuelos largos

Es imprescindible ir vestido con ropa cómoda para viajes largos en avión. Piensa que vas a estar sentado durante un montón de horas y es mejor llevar algo que no te apriete y te resulte molesto.

Te recomiendo llevar capas de ropa para que te puedas quitar o poner cosas en función de la temperatura. En los aviones a veces puede hacer bastante frío debido al aire acondicionado, así que aunque sea verano te aconsejo llevar un jersey que te puedas poner si es necesario.

Llevar algún chal o bufanda también es una buena idea, ya que se puede usar también como manta o incluso como almohada. Muchas compañías te suelen dar una manta en vuelos largos, pero a veces no es suficiente.

También es bueno llevar zapatos cómodos. Si te vas a descalzar durante el vuelo, lleva zapatos que te puedas poner con facilidad cuando te levantes o vayas al baño.

Por favor, evita ir descalzo al baño. Es algo que todavía no me acostumbro del todo a ver después de tanto tiempo. No pienses que siempre lo que hay en el suelo del baño es agua…

7. Ponte medias de compresión

Las medias de compresión son mi excepción personal al tema de la ropa apretada. Desde que las probé la primera vez para un vuelo largo y vi lo descansadas que llegaban mis piernas, han pasado a ser un elemento esencial de mi lista de equipaje.

Estas medias ayudan a favorecer la circulación, prevenir la hinchazón y evitar riesgos de trombosis venosa profunda.

8. No uses maquillaje

Durante un viaje largo en avión tu piel va a estar muy reseca y con el maquillaje lo vas a notar más y vas a estar muy incómoda. Además, puede hacer que aparezcan rojeces o granitos. En su lugar, te recomiendo usar una buena crema hidratante y dar un descanso a tu piel durante el vuelo.

Si no te hace gracia la idea de llegar desmaquillada al destino, siempre puedes llevar un pequeño neceser con lo necesario para maquillarte antes de aterrizar, o en el aeropuerto al llegar que será más cómodo. Si vas a maquillarte en el avión, asegúrate de que sea con tiempo antes de que se active la señal de cinturones abrochados para el aterrizaje.

Otro consejo que tu piel agradecerá durante vuelos largos es que lleves una crema hidratante de manos y un protector labial, ya que en ambas zonas del cuerpo también se nota mucho la falta de hidratación.

9. Bebe mucha agua

¿He comentado ya que la hidratación es importante?

El nivel de humedad en la cabina de un avión está en torno al 15 % o menos, lo cual es bastante bajo. Incluso en el desierto la humedad es mayor. Esto provoca sequedad en la piel, ojos y nariz.

Para protegernos un poco contra esto, es muy recomendable beber bastante agua. Los zumos también son una buena alternativa, pero evita tomar bebidas alcohólicas o café, ya que ambos tienen un efecto de deshidratación.

Durante vuelos largos, normalmente las aerolíneas te ofrecerán un servicio gratuito de bebidas. También la tripulación suele pasar por la cabina en determinados momentos del vuelo ofreciendo un vaso de agua o zumo a los pasajeros. Sin embargo, creo que es mucho más conveniente cuando uno tiene su propia botella de agua y puede beber la cantidad que quiera en el momento que le apetezca.

Por ello, te aconsejo llevar tu propia botella vacía en tu equipaje de mano y rellenarla en un dispensador de agua de la terminal del aeropuerto tras pasar el control de seguridad.

10. Llevar snacks para comer durante vuelos largos

Lo más normal es que durante vuelos largos la aerolínea te ofrezca al menos un servicio gratuito de comida. Sin embargo, desde que sales de casa hasta el momento en que se realice el servicio a bordo van a pasar varias horas. Por eso es mejor ir bien preparado, ya que en cualquier momento te puede dar hambre. También puede pasar que no te guste la comida que te ofrezcan en el avión.

Siempre es buena idea llevar algún snack para estas ocasiones. Fruta, frutos secos, barritas de proteínas o galletas son algunas buenas opciones.

Este consejo es especialmente importante si viajas con niños. A ellos se les puede hacer más difícil esperar a que llegue el momento de la comida, así que siempre será bueno tener algo que darles.

Importante: no olvides informarte acerca de las normas sobre introducción de productos alimenticios en el país de destino. Si te sobra algo de lo que te hayas llevado para comer y no sabes si es legal introducirlo en el lugar al que viajas, mejor dejarlo en el avión que arriesgarse a tener problemas en el control de aduanas.

11. Reserva tu comida especial si la necesitas

Muchas aerolíneas te ofrecen la posibilidad de solicitar una comida especial por motivos de alergias, de salud o religiosos, o en el caso de seguir una dieta especial. Este servicio suele ser gratuito.

Existen muchas posibilidades: comida vegetariana y vegana, especial para niños y bebés, kosher, halal, sin gluten, baja en sal, etc. Consulta con tu aerolínea en el momento de hacer la reserva. Es muy importante realizar esto con antelación, ya que a bordo del avión solamente tendrán las comidas que se hayan pedido al catering previamente.

¡Lo bueno es que estas comidas especiales suelen ser las primeras en servirse!

Comida en vuelos largos

12. Evita volar resfriado

Seguro que alguna vez has notado que se te taponan los oídos cuando viajas en avión. Esto es algo muy frecuente que ocurre por los cambios bruscos de presión. Este trastorno se conoce como barotrauma y sucede cuando se produce una gran diferencia de presión entre las partes interna y externa del tímpano.

Algunos síntomas más habituales son la sensación de taponamiento, el dolor de oídos o una sordera leve. Normalmente esto no es grave y los síntomas desaparecerán por sí solos después del vuelo. En caso de sufrir una congestión nasal debido a un resfriado o a una alergia, estos síntomas pueden agravarse. En casos graves, puede llegar a producirse una ruptura de tímpano.

Como es mejor prevenir que curar, yo te recomiendo que en los días previos al viaje intentes tomar precauciones para no resfriarte. Una vez a bordo del avión, hay algunas cosas muy sencillas que puedes hacer para regular la presión, sobre todo durante el despegue y el aterrizaje:

  • Bostezar, masticar chicle o tragar algún alimento.
  • Maniobra de Valsalva durante el aterrizaje: se trata de taponar la nariz con los dedos, cerrar la boca y exhalar fuertemente.
  • No dormir durante el despegue o aterrizaje, para poder realizar estas técnicas.

13. Dormir durante los vuelos largos

¡Sin duda una de las cosas que más ayudan a que un viaje largo se haga lo más corto posible es quedarse dormido! Sin embargo, si sois como yo esto es más fácil decirlo que hacerlo.

Llévate en tu equipaje de mano todo lo que necesites para estar lo más cómodo posible. Algunas cosas que te pueden ayudar a ello son una buena almohada de cuello (las hay hinchables que ocupan poco espacio), antifaz para los ojos y tapones para los oídos.

Mantén el cinturón abrochado durante todo el vuelo y así evitarás que la tripulación tenga que despertarte en caso de que haya turbulencias.

Si te cuesta dormir, evita distracciones como ponerte a ver una peli interesante. Yo lo que hago es que las primeras horas del vuelo, mientras se realiza el servicio y las luces están todas encendidas, aprovecho para ver alguna serie o película. Después cuando bajan la iluminación de la cabina es cuando intento dormir escuchando música relajante, por ejemplo.

14. Combate el aburrimiento

Hoy en día, la mayor parte de las aerolíneas disponen de un buen sistema de entretenimiento a bordo para los vuelos largos. Incluso, en la mayoría, cada pasajero dispone de su propia pantalla para que cada uno pueda ver lo que le apetezca. Estos sistemas, además de películas y series, ofrecen también juegos y distintos tipos de música para escuchar.

Sin embargo, mi consejo es que siempre te lleves algo de entretenimiento propio para el caso de que la pantalla no funcione y no lo arregle el reseteo normal (ya me pasó una vez que iba de pasajera). O por si no te convence en ese momento ninguna de las opciones que te ofrece el sistema.

Algunas buenas opciones para llevar en tu equipaje de mano son: series y pelis en tu móvil, portátil o tablet, algún libro interesante, una libreta para escribir cosas durante el vuelo, juegos de cartas si vas acompañado (o si te haces amigo de quién se siente al lado), música para escuchar o la guía de viaje del país que vas a visitar para ir informándote sobre el destino.

Pantalla de entretenimiento a bordo en vuelos largos

15. Muévete de vez en cuando

Es bueno que intentes levantarte de tu asiento por lo menos cada dos horas para estirar un poco las piernas y ayudar a la circulación de la sangre. Esto ayudará a evitar la posible formación de trombos sanguíneos.

Elige buenos momentos para ello, como son después del servicio de comidas o cualquier otro trabajo que esté realizando la tripulación en la cabina. También evita los momentos en los que haya turbulencias y respeta las señales de cinturones abrochados.

Puedes aprovechar algún momento en que la tripulación no tenga nada que hacer para acercarte y entablar conversación. Muchas veces encontrarás a miembros de la tripulación que han estado varias veces en el país que vas a visitar y te podrán recomendar algún sitio genial donde hayan estado.

¿Te ha servido alguno de estos consejos para vuelos largos?

Espero que estos consejos te hayan ayudado para planificar mejor tus próximos viajes largos en avión a interesantes destinos.

¿Tienes alguna otra recomendación que no haya mencionado aquí? Si es así, no lo dudes y déjame un comentario en esta entrada. Me interesa mucho saber los trucos de otras personas para que el tiempo a bordo de un avión se pase más rápido. 🙂


¡No dudes en compartir esta entrada si te ha gustado!

15 consejos de una azafata para vuelos largos
Azafata te da 15 consejos para vuelos largos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Un mundo por volar
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de webgo GmbH, dentro de la UE, que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a unmundoporvolar.com. Puedes ver la política de privacidad de webgo en la siguiente URL: https://www.webgo.de/datenschutz/
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@unmundoporvolar.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.