Islas flotantes de los Uros, isla Taquile y Puno en el Lago Titicaca

arcos en el camino de subida a lo alto de la isla Taquile

Durante nuestro viaje de 7 días a Perú decidimos que, además de los lugares más típicos, queríamos visitar la parte peruana del lago Titicaca. Para ello viajamos hasta Puno, donde dormimos una noche. Al día siguiente realizaríamos una excursión que nos llevaría a conocer las islas flotantes de los Uros y la isla Taquile.

A Puno llegamos desde Juliaca, la ciudad más cercana a la que puedes volar. Desde el aeropuerto nos llevaron en una minivan hasta Puno por 15 soles por persona. Tardamos aproximadamente una hora en llegar, un poco más hasta nuestro hotel, ya que era uno de los últimos del recorrido que hacían.

Estaba lloviendo, así que cogimos un mototaxi que nos llevó a la Plaza de Armas por 3 soles. Una vez en el centro, buscamos un restaurante y decidimos probar el famoso cuy peruano. Yo pedí el cuy al horno mientras que Ralf decidió probar el cuy chactao (frito). Debo decir que el suyo estaba bastante mejor. Después decidimos volver al hotel y descansar, ya que al día siguiente nos esperaba el lago Titicaca, y estábamos deseando llegar a las islas flotantes de los Uros y a la isla Taquile.

Este post puede contener enlaces de afiliados. Si realizas alguna compra a través de ellos, yo me llevo una pequeña comisión, sin que esto suponga ningún coste extra para ti. Nunca recomiendo nada de lo que no haya verificado su calidad.

El lago Titicaca

A las 7 de la mañana nos recogieron en el hotel. Éramos los primeros, por lo que tuvimos que hacer todo el recorrido que iba recogiendo al resto de la gente de sus hoteles. Más tarde descubrimos que nuestro hotel no estaba tan alejado del puerto y que podíamos haber ido caminando. Así al menos habríamos podido dormir un poco más, pero ¡qué se le va a hacer!

Cuando por fin llegamos al puerto nos recibió nuestro guía, quien nos llevó hasta la embarcación. Durante el trayecto por el lago Titicaca hasta las islas de los Uros el guía iba contándonos cosas sobre el lugar, primero en español y a continuación en inglés. Me alegré mucho ya que así no tenía que ir traduciendo todo, jeje.

nuestro grupo en el barco hacia las Islas flotantes de los Uros

El lago Titicaca como quizá ya sepas, es el lago navegable más alto del mundo. Está a una altitud media de 3812 metros sobre el nivel del mar. El 56% pertenece a Perú mientras que el 44% forma parte de Bolivia. Nuestro guía nos contaba que ellos dicen que “Titi para Perú y caca para Bolivia”. Cuando ya nos íbamos acercando a las islas flotantes de los Uros, también nos enseñó la forma de saludar en aymara, la lengua que actualmente hablan. Se dice “Kamisaraki” para saludar, que equivale a “¿cómo estás?”, y se responde “Waliky”, que significa “bien”.

Las islas flotantes de los Uros están a unos 7 kilómetros de Puno y al cabo de unos 30 minutos de navegación por el lago Titicaca llegamos hasta una de ellas, donde pronto conoceríamos más sobre el estilo de vida de los uros.

llegando a las Islas flotantes de los Uros en el lago Titicaca

Las islas flotantes de los Uros

Al llegar a las islas flotantes de los Uros nos hicieron sentar a todo el grupo en círculo alrededor de una especie de mini maqueta de la isla que utilizan para explicar cómo viven los Uros en las islas formadas por totora. Llevan a cada grupo a una isla y el jefe de dicha isla va explicándolo todo en lengua aymara, mientras que el guía lo traduce.

grupo visitando las Islas flotantes de los Uros

Los uros son un grupo étnico cuyos orígenes se remontan a hace muchos siglos, anteriores a los incas. Al principio vivían en tierra firme pero para evitar conquistas abandonaron el lugar y comenzaron a construir islas en el lago Titicaca. Después empezaron a mezclarse con los quechuas y los aymaras. Su lengua original, pukina, se perdió hace tiempo y ahora hablan mayormente el aymara.

guía del grupo y jefe de la isla explicando cómo construyen sus islas los Uros

Construyen sus islas con totora (junco), planta acuática que crece en la superficie del lago Titicaca. Forman las islas tejiendo las totoras en múltiples capas sobre las que al final construyen las viviendas. La totora se va degradando. por lo que siempre tienen que ir manteniendo las capas. Las islas duran unos 30 años. Existen más de 20 islas, de diversos tamaños y con capacidad para distinto número de familias, y cada una tiene su propio jefe.

Cuando terminan con la explicación te dejan que recorras la isla y entres incluso en las casas para ver cómo viven las familias. Si quieres, también te puedes probar alguna de sus ropas y vestir como ellos. En este momento, las mujeres tienen preparadas ya sus artesanías a la venta para el turista. Como muy tarde, es en este momento cuando uno se empieza a dar cuenta de cuánta parte de estos tours son más que nada un show para los visitantes.

interior de una casa en las Islas flotantes de los Uros

Hay una pequeña torre de totora a la que uno se puede subir para disfrutar de una vista sobre las islas y el magnífico lago Titicaca.

torre y barco en las islas flotantes de los Uros

También tienen una embarcación hecha de totora a la que ellos mismos denominan “Mercedes Benz”. En ella te invitan a subir, por un precio de 10 soles del que nadie te avisa previamente, para transportarte hasta la isla capital. Si decides no pagar el precio puedes llegar igualmente a la isla capital con la misma embarcación en la que has venido. El jefe de nuestra isla, que nos llevó en el Mercedes Benz, nos dijo que ese dinero lo utilizan para la manutención de los más ancianos de la tribu.

barco en las islas flotantes de los Uros

Antes de que te vayas, los habitantes de la isla se ponen en fila y te cantan varios trozos de canciones de despedida en distintos idiomas europeos. Una vez más se da uno cuenta del espectáculo turístico que hay en marcha.

despedida con canciones en las Islas flotantes de los Uros

En nuestra opinión, los uros ya no viven en las pequeñas islas flotantes que enseñan al turista. Probablemente vivan en alguna de las islas más grandes de alrededor, que cuentan con instituciones como escuelas, o incluso en Puno. No obstante, la excursión es interesante para conocer algo más sobre su cultura y sobre la formación de las islas.

El trayecto hasta la isla capital dura unos 15 minutos. En ella permaneces durante aproximadamente media hora y puedes comprar algo de comer y beber.

Si quieres saber más cosas de nuestro viaje, no te pierdas el post de Perú en 7 días en el que te explico todo acerca de nuestro recorrido y te doy consejos generales para visitar el país.

Isla Taquile

El trayecto entre las islas flotantes de los Uros y la isla Taquile es de aproximadamente una hora de navegación por el lago Titicaca. Taquile es la segunda isla más grande del lago, después de Amantaní. En ella viven unas 2000 personas cuyo idioma principal es el quechua.

llegada a la isla Taquile en el lago Titicaca

Cuando el barco nos dejó allí, el guía nos dijo que fuéramos subiendo hasta la plaza del pueblo por el camino que teníamos enfrente, ya que no tenía pérdida. Enseguida entendimos por qué cada uno debía subir a su ritmo, y es que en la subida se notaba realmente la altura. El pueblo principal de Taquile se encuentra a 3950 metros sobre el nivel del mar, y el punto más alto de la isla llega a los 4050 metros.

camino de subida a lo alto de la Isla Taquile

Nosotros tardamos en subir unos 40 minutos, y una vez llegamos a la plaza nos dedicamos a recorrerla, entrar en la tienda de artesanías y ver una exposición de fotos que tenían mientras esperábamos al resto del grupo. Cuando todos llegaron, el guía nos explicó algunas cosas sobre la isla y sus habitantes.

puerta de entrada a la plaza de la Isla Taquile
Plaza de la Isla Taquile

Desde el mirador de la plaza podréis disfrutar de unas magníficas vistas de la isla Taquile. ¡La subida habrá merecido la pena!

vistas desde la plaza de la Isla Taquile
poste en la plaza con distancias a varias ciudades del mundo

En la plaza hay además una tienda de artesanías. Lo más habitual es que en los tours esté incluida la comida, pero si no es vuestro caso también hay un restaurante.

tienda de artesanías en la plaza de la Isla Taquile
restaurante en la plaza de la Isla Taquile

A nosotros nos llevaron a comer a casa de una familia de la isla. La comida estaba incluida en la excursión, solamente las bebidas había que pagarlas aparte. Mientras comíamos siguieron explicándonos cosas y mostrándonos cómo tejen, ya que los habitantes de Taquile son muy conocidos en todo el país por sus tejidos.

mujer de la isla Taquile hilando tejidos

Los taquileños se basan en un código moral que dice “no robarás, no mentirás y no serás perezoso”. Viven de forma muy simple, sin carreteras o coches, por nombrar un par de ejemplos. Su sociedad está basada en el trabajo colectivo y su economía en la agricultura, la pesca y el turismo. Algunas excursiones ofrecen la opción de pasar la noche en la isla, alojándose en casa de una de las familias, ya que no existen hoteles.

Los habitantes de Taquile han seguido conservando durante muchos años sus tradiciones. Una de ellas es el tejido y como ya hemos comentado, son conocidos por ello. Este trabajo lo realizan principalmente los hombres de la isla, mientras que las mujeres se dedican sobre todo a hilar. Todos los hombres saben tejer, ya que aprenden desde los 8 años. Sus vestimentas dan incluso indicios sobre su estado civil. Así, por ejemplo, el color y forma de los gorros de los hombres señalan si están solteros, casados o buscando pareja.

hombre de la isla Taquile tejiendo

Su sociedad es muy endogámica y es muy raro que se casen con alguien que no pertenezca a ella. Sin embargo, también nos contaron que en la actualidad los jóvenes están abandonando la isla y muchas veces no desean volver.

En este caso, como en las islas flotantes de los Uros, también los habitantes de la isla Taquile se despidieron de nosotros con música y baile típicos de su cultura.

habitantes de la isla Taquile bailando

Después de la comida bajamos nuevamente al puerto a coger el barco para volver a Puno. Esta vez el recorrido por el lago Titicaca duró algo más de dos horas, que en parte aprovechamos para dormir después del ajetreo del día.

navegando el lago Titicaca en nuestra vuelta hacia Puno

Al llegar al puerto en Puno decidimos que caminaríamos hasta nuestro hotel, después de haber descubierto por la mañana que no estaba tan lejos. Así, pudimos dar un paseo por el puerto disfrutando del paisaje y recorrimos un poco la ciudad a nuestro ritmo.

vistas de la ciudad de Puno desde el puerto

Te recomendamos la excursión que hicimos nosotros, ya que quedamos muy contentos con la organización y el guía que nos llevó a las islas de los Uros y a Isla Taquile. También puedes encontrar más opciones en GetYourGuide.

Nosotros quedamos en general contentos con nuestra experiencia en el lago Titicaca, y esperamos verlo nuevamente algún día desde el lado boliviano. ¿Has estado alguna vez en el lago Titicaca? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!


Otros artículos sobre Perú en el blog:

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Compártela!

foto para pinterest sobre islas flotantes de los Uros en el lago Titicaca
foto para pinterest sobre isla Taquile en el lago Titicaca
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Un mundo por volar
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de webgo GmbH, dentro de la UE, que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a unmundoporvolar.com. Puedes ver la política de privacidad de webgo en la siguiente URL: https://www.webgo.de/datenschutz/
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: [email protected]
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

6 ideas sobre “Islas flotantes de los Uros, isla Taquile y Puno en el Lago Titicaca”